Rompiendo el tabú con las integrantes del Club Deportivo Cusco

Durante mucho tiempo se ha extendido cierta estigmatización alrededor de las personas con discapacidades. Se solía creer que aquellas personas no podían valerse por sí mismas ni desarrollarse en las áreas que más les apasionaban. O que de pronto existían ciertas esferas de la vida en las que ya no podían participar.


Por suerte, durante años recientes esta perspectiva ha ido cambiando, gracias a iniciativas gubernamentales y de organizaciones particulares que buscan integrar a las personas con discapacidad, tanto entre ellas mismas, como con la sociedad. No obstante, aunque es cierto que se han logrado grandes avances, aún queda mucho por hacer para dejar completamente de lado este estigma.


Se puede lograr, por ejemplo, a través de historias que inspiren tanto a otras personas con discapacidad, como al público en general. Muestra de ello es el camino que tuvieron que recorrer las integrantes del equipo de básquet adaptado de bbnb hasta constituir la Asociación Club Deportivo Cusco.


Hemos conversado con las protagonistas de esta motivadora historia y en esta ocasión les traemos sus propias declaraciones, que nos ayudarán a entender cómo las personas con discapacidad pueden salir adelante y lograr grandes cosas con la determinación y el apoyo necesarios.


Liberándonos a través del deporte


Hola, mi nombre es Yovana. Mis actividades favoritas son escuchar música y, por supuesto, jugar básquet.


Hemos conseguido integrar un equipo femenine que juega por Cusco y este logro nos llena de esperanza, así como nuevas perspectivas para llegar con buen nivel a los campeonatos. Gracias al apoyo de la comunidad también tenemos nuevas sillas y nos encantan. Giran bien, son súper rápidas, ahí nos vamos acostumbrando a su velocidad. Los entrenamientos con las chicas van muy bien y estamos contentas con las nuevas compañeras.


Para mí el básquet es como escaparse de la realidad. Es la mejor manera que tengo para desestresarme, pues puedo gritar y olvidarme de obligaciones, preocupaciones. Además, ayuda mucho a mantener una buena salud. En definitiva, jugar básquet para mi lo es todo.


Superándonos y dejando atrás los límites


Qué tal, me llamo Flor Karina y soy de Cusco. Hace 4 años me diagnosticaron lupus mielitis transversa y desde entonces soy usuaria de silla de ruedas. Conocí bbnb por invitación de una amiga. Me siento feliz de formar parte de esta familia, pues he conocido a más personas que atraviesan situaciones similares a la mía. Compartir nuestras experiencias e historias ha cambiado mi forma de pensar y ver la vida.

Es dentro de la comunidad que me invitan a formar parte de un proyecto de básquet que ahora está rindiendo frutos. Los entrenamientos del Club Deportivo Cusco van a buen ritmo y por buen camino, ya que el grupo es muy unido y siempre es divertido pasar tiempo con ellos. Cada vez que voy aprendo algo. A pesar de que yo recién estoy empezando me siento agradecida con cada aprendizaje.


Hay tres razones por las que me encanta formar parte de este equipo. En primer lugar, el trabajo colaborativo, pues todos debemos mirar en una misma dirección y hacia un mismo objetivo. Luego, está el aprendizaje: me gusta observar los distintos carácteres y modos de juegos de cada uno para así aprender de ellos. Por último, no puedo olvidar la unión que existe entre todos los miembros. Siempre nos estamos apoyando y dando ánimos para seguir superándonos y dándonos cuenta que no existen límites para nosotros.


Formando una comunidad gracias al básquet


Mi nombre es Lucy Patricia. Soy deportista de básquet y presidenta del Club Deportivo Cusco bbnb. El equipo va creciendo poco a poco, pero la idea es invitar a más gente joven que no conozcan mucho acerca de este deporte para poder enseñarles y eventualmente aprender junto a ellos. Actualmente, somos 5 chicas entrenando en Cusco y en provincia hay 6 chicas más. Espero que se pueda seguir sumando más gente porque me encanta conocer nuevas personas y hacer nuevos amigos, que demuestren ser compañeros leales con los que puedo contar, así como ellos pueden confiar en mí.


Practicar deporte y el básquet en particular es bastante gratificante para mí. Hace que me olvide del estrés y todos los problemas que pueda tener. Hace que me olvide de mi misma y que deje todo en la cancha. Así me he vuelto más independiente y segura.


“No existen límites para nosotros”


Los testimonios de Yovana y Flor son muestra de que las personas con discapacidad no tienen límites si cuentan con el apoyo necesario en un ambiente agradable, de esfuerzo y superación. No solo con sus palabras, sino también con sus acciones, las integrantes del Club Deportivo Cusco buscan dejar atrás todos esos tabúes que se han formado alrededor de las personas con discapacidad. Apoyemoslas en este árduo camino que recorren y no olviden volver a nuestro blog la próxima semana para conocer más historias inspiradoras.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo