¡DETRÁS DE UN GRAN EMPRENDIMIENTO, HAY UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD!

Todos sabemos que el trabajo dignifica a las personas. Y, en especial, aquellos que durante mucho tiempo se han visto excluidos de ciertas esferas de la sociedad, como el ámbito laboral. Este es el caso de las personas con alguna discapacidad, quienes eran vistos como incapaces para realizar trabajos y, mucho menos, emprender un negocio. Sin embargo, discapacidad no significa discapacidad y así lo demuestran quienes a pesar de las adversidades han logrado sacar adelante un emprendimiento.



Dicho esto, es grato ver cómo cada vez más empresas deciden dar oportunidades a la comunidad de personas discapacitadas. Sobre todo, a las que no ofrecen puestos por caridad o por completar alguna cuota de inclusividad obligatoria, sino porque realmente creen en lo mucho que pueden llegar a hacer las personas con discapacidad.


Aún mejor, es simplemente inspirador cuando las mismas personas con discapacidad deciden superarse a sí mismas y sacar adelante sus propios emprendimientos. Hoy te traemos dos testimonios que dan fe de ello.


Ysabelino y las sillas de ruedas


Motivado por su propia necesidad y la falta de equipo para las personas con discapacidad, Ysabelino Apaza decidió embarcarse en la aventura de fabricar sillas de ruedas para un sin fin de personas y ocasiones: deportivas, de paseo, de carrera y más.


Él nos cuenta que en un inicio tuvo miedo por emprender algo de tal magnitud. Pero que, por suerte, poco a poco fue aprendiendo y el temor dio paso a la determinación. Dificultades no faltaron y frente a ellas Ysabelino nos comenta que “todo depende de uno mismo, de querer salir adelante”. Esta es la filosofía que lo ha llevado a donde se encuentra y que lo motiva a seguir trabajando en sus sillas y haciendo que lleguen a más personas con las mismas necesidades que en un momento él tuvo.


Flor Béjar e Imaymanastika


La siguiente historia es la de Flor Béjar, quien, a pesar de ya tener un trabajo en una empresa de viajes y ser integrante del Club Deportivo Cusco, logró darse el tiempo de crear y sacar adelante un emprendimiento. Imaymanastika es el nombre de su negocio, a través del cual vende una gran variedad de productos de importación. Desde objetos de cocina y hogar, hasta deportivos y ropa. Es decir, de todo un poco.



Ella nos cuenta que su principal motivación fue sentirse útil y volver a sentirse la misma de antes. Asimismo, Flor siente que puede dar más de sí misma y que su emprendimiento es una gran manera de mantenerse siempre con un objetivo en mente.


La recomendación principal: no rendirse


Si en algo coinciden Ysabelino y Flor es que las personas con capacidad que deseen emprender no tienen que ceder ante el miedo ni rendirse. Solo enfrentando ese temor y levantándose cada vez que caen serán capaces de salir adelante y demostrar que una discapacidad no es un obstáculo definitivo.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo